Everything wakes up / Todo se despierta

No sé por qué razón me atrae tanto, además de la Naturaleza violenta, el despertar de una ciudad. He vivido durante años en ciudades grandes como París (dónde ahora me encuentro), Madrid, Tokio, y a veces sin necesidad de hacerlo me levantaba casi de noche y me preparaba a salir

  • a la hora en la que el abastecimiento de las tiendas hacía aparecer enormes camiones a las puertas de los comercios (esto no lo vi muchas veces en España, estamos muy al sur en Europa y degraciadamente muy lejos de Japón 😦 ),
  • a la hora en que alguna gente camina bien absolutamente despierta, alegre y con brillo propio por moverse en este entorno que a ellos como a mí les cautiva, bien con cara de enojo por empezar un día cuando la noche no terminó aún,
  • a la hora en que se limpian las calles con cañones de agua a una presión descomunal,
  • a la hora en que las calles adquieren un olor propio y un frescor casi tan embelesador como un bosque después de una torrencial lluvia (algún naturalista me llevaría a la hoguera inquisitoria por esta comparación, pero así lo siento y lo manifiesto),
  • a la hora en que la luz en el cielo empieza a aparecer con tonos tan variados como latitudes sobre el globo terráqueo, tan escondida entre los edificios como herencia histórica del lugar.

Sunset… before the awakenings 

Este despertar también lo he sentido

  • en la montaña, entre nieblas que caminan flotando sobre el curso de un río y las admiro desde un banco de madera,
  • en el mar, cuando me he sumergido en él con los primeros rayos de luz,
  • en un bosque cerrado, con lagos sobre los que se levanta el vapor de agua cuando una pequeña inversión térmica ocurre con las primeras luces del Sol,
  • a escasos metros del cráter de un volcán después de una noche en la que sus explosiones me han ensordecido y su colores me han cegado,
  • simplemente, cuando en casa me despierta la luz (porque no bajo la persiana) y me salgo a la terraza a ver como Sierra Nevada se viste de colores a un ritmo frenético.

Así de versátil soy para sentir la belleza que todo irradia cuando se despierta,

¡¡hasta del ser humano!!

Me basta una noche (suele ser corta) en profunda intimidad con mi almohada. Esa compañía, que yéndome a dormir en un agotador estado y un caos difícil de aceptar en mi interior, me devuelve a un mundo que se agita con la misma energía que cada fotón de luz trae en ese despertar.

Advertisements

~ by polluxcastor on September 7, 2007.

2 Responses to “Everything wakes up / Todo se despierta”

  1. Muchas veces, en la ciudad como en el campo, los amaneceres resultan tan violentos que es dificil vivirlos con serenidad y si finalmente se nublan, pueden producir dolor por la perdida de la luz.
    Muchos dias amanecen nublados.
    Un beso

  2. 🙂 Creo que esos sentimientos placenteros son la forma más equilibrada de empezar un buen día. La meta, para conseguir que así sea, es llegar al final del mismo con el mismo espíritu cuando todo se adormece y darle, a la almohada, el menor trabajo posible :-). Besos.

    P.D: Aséptico :-).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: