Looking to the black sky with feet in the cold water river / Mirando al negro cielo con los pies en la fría agua

Mi madre me cuenta que desde pequeña tenía una curiosidad casi enfermiza que los ponía a ella y a mi padre en problemas muchas veces. Me dice que con 3 años le pedí aprender a leer y escribir, y que con 4 ya sabía sumar y restar. Los años pasaron y en la escuela empecé a brillar con luz propia, tanto en lo aplicada que era, como en lo traviesa -me gustaba quitarle cosas a los otros niños y que éstos no se dieran cuenta- (en lenguaje de adultos: me gustaba robar, y no por el robo en sí, sino por hacer algo que pasara desapercibido… eso con los años se transformó en timidez).

Cuando se empieza a hacer vida social de niño: cumpleaños, comuniones, bautizos de los hermanitos de tus amigos, etc., la pregunta obligada de los padres de los otros chicos a mí era: “Y de mayor ¿qué quieres ser?”… Y yo, sin dudarlo respondía “científica”. Mis padres se asustaban y decían: “Cosas de niños, no sabe qué es eso”. Unos años después, refiné mi sueño y decía querer ser “investigadora científica” y la cumbre la alcancé cuando ya decía, claramente, con 9 años que quería ser astrofísica. Ahí mis padres sintieron miedo, porque ya le había puesto nombre y apellido concretos y firmes a mi deseo de ser investigadora científica.

La EGB pasó y siempre disfruté en los exámenes haciendo más que se pedía, o resolviendo los problemas de varias formas. El latín me gustaba mucho y para mí eran otras matemáticas hechas de letras. En esa época, a pesar de los descubrimientos de los idiomas, la gramática, el latín, etc., seguía con mi sueño de ser astrofísica.

Recuerdo que una noche, unos familiares nos invitaron a coger cangrejos de río -algo que estaba y está prohibido- en la madrugada una noche sin luna -¡¡para que no nos viera la Guardia Civil!!-. Yo me puse con mi madre, una al lado de la otra, con mis pies descalzos metida en el río intentando que alguno retrocediera (o avanzara, según su sentido natural de movimiento) y chocara con mi mano (yo no los iba a coger, ellos vendrían si querían), mientras tanto mi madre me decía que había que agitar el agua para que se asustaran y vinieran. Era (y sigo siendo) incapaz de dar miedo, así que hice caso omiso a las recomendaciones de mi madre, que llenaba cada vez más su cestito de inocentes cangrejos que reposaban tranquilos en un negro río reflejo de la negra noche que nos escondía de la Guardia Civil.

nochestrelladasmall.jpg

En un momento de aburrimiento se me ocurrió mirar al cielo, esperando ver la misma oscuridad que en el río, y jamás podré olvidar el encaje de estrellas que colgaba de algo profundamente negro. No he vuelto a ver cielo así ni en los mejores observatorios del mundo, quizás porque parte lo tengo idealizado como un sueño, quizás porque hace 30 años la contaminación lumínica era mucho menor por doquier. Desde aquel momento me importó poco -menos aún- mi caza de cangrejos de río, me senté en la orilla, con los pies en el agua y me pasé la noche mirando el cielo mientras los demás cazadores de cangrejos orgullosos iban dicendo en voz bajita “uno más, otro, otro, ¿tú cuantos llevas?”.

Desde aquel día, siempre que decía querer ser astrofísica ese mismo encaje de estrellas se colgaba en mis ojos, y ya no había duda para nadie que sabía lo que decía.

Mis padres seguían asustándose con la misma magnitud que el primer día, pero de forma diferente porque ya no pensaban que mi deseo de ser astrofísica era “cosa de niños” sino “sueño de adultos”, y eso conforma una vida, la que vivo con todos los que se dejan vivirla conmigo.

hudf_ir_small.jpg

Advertisements

~ by polluxcastor on January 21, 2007.

3 Responses to “Looking to the black sky with feet in the cold water river / Mirando al negro cielo con los pies en la fría agua”

  1. Y…. eres astrofísica??? Espero que sí, para que le hayas demostrado a todos que tus sueños sí eran de verdad. Yo nunca tuve claro lo que quería ser de grande, pasé por doctora, abogada, veterinaria…. y terminé siendo Historiadora.
    Besos

  2. Sí, soy Doctora en Astrofísica… Mi sueños eran de verdad, sueño cada día, y muy a menudo recuerdo esa escena arriba contada, y otras escenas también que eran parte de mi “cosa de niña” y “sueño de adulto”.

    Mua!!

  3. Ya sé algo más de ti. Sin conocerte sabía que eras una persona “extraña” ( calculadora, inteligente, inquieta, activa y de altura). Un beso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: