When the eyes don’t follow the words / Cuando la mirada no sigue a la palabra

¿Quién no alguna vez ha sentido que mientras el lenguaje pretendía mantener la atención, la mirada estaba explorando (casi escrutando) otro mundo alrededor?

miradas22.jpg

Puede que sea casualidad, puede que haya un sesgo por género, pero en los últimos meses he vivido esa experiencia en 4 ocasiones, y no deja de ser “fascinante” (palabra que leereis muy a menudo en este blog, porque me fascino como infante ante casi todo. Ante posibles malentendidos, la RAE dice de fascinante: que fascina, sumamente atractivo. Fascinar: Hacer mal de ojo. 2 fig: Engañar, alucinar, ofuscar. 3 fig: Atraer irresistiblemente… No os diré qué acepción es con la que me identifico).

En esos estados de actividad cerebral separada de mi interlocutor me pregunto “¿cómo lo hace?” Porque yo, inmersa en conversaciones, me he encontrado escuchando y mirando con gran atención teatral, mientras mi mente estaba divagando por otros lugares, pero ningún elemento en mi rostro me dejaba al descubierto, es decir, no se han enterado de que no me interesaba ni la conversación (que procuraba que durase poco) ni el aspecto físico de quien tenía a unos 50 cm de mí. Sin embargo, estos 4 casos que recuerdo, era mi interlocutor quien intentaba con esfuerzo sobrehumano hilar palabra tras palabra, sin darme opción ni a responder ni a preguntar ni a interactuar, mientras que sin esfuerzo sobrehumano alguno sus ojos seguían a todo ser andante que se aproximaba a nosotros, por simple confluencia del espacio-tiempo y no por ser parte de nuestra conversación, o pasaba por los 240º que la retina del ojo humano puede abarcar.

miradas3.jpg

Ante una situación tal, ¿qué siente uno? ¿se queda pasmado observando esa “representación” vital? ¿empieza a indagar en la mente de esa persona y a asociar el comportamiento de su mirada y su verborrea con estructuras mentales y emocionales? De cualquiera de ellas se aprende, así que pónganla en práctica.

No he tenido oportunidad de tener contacto visual con esas personas de nuevo, que por otra parte, se han manifestado como excelentes oradores por teléfono y sensibles y cautivadores escritores de e-mails… pero queridos míos, ya es difícil dejar que la química heterogénea de la relación humana siga adelante cuando pienso en esos “mundos divididos” al escucharlos o leerlos, y los veo firmes en su diálogo y divagando en su mirada…

¡Ah! y sus miradas al entorno no eran precisamente un ejemplo de “Deep Look” sino de “Deep Nothing”.

Advertisements

~ by polluxcastor on January 6, 2007.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: